Buscar este blog

lunes, 26 de noviembre de 2012

La propaganda en Las Villas.

La propaganda en Las Villas.


Diciembre de 1958.









Marcelo Fernández Font, delegado de la Dirección Nacional del Movimiento 26 de Julio en el llano, le pidió a Bonifacio Hernández Cedrón, que ante el arribo inminente de las Columnas de Camilo y el Ché, marchara a Las Villas, como Jefe de Propaganda, formando parte de la Dirección Provincial, con el seudónimo de "Demetrio".

Debido al incremento de la represión en toda la provincia, sobretodo al arribo de las columnas No. 2. Antonio Maceo y la Columna No. 8 Ciro Redondo, comandados por Camilo y el Ché, se hizo necesario adoptar nuevas medidas que garantizaran la uniformidad de la información y de las orientaciones políticas e ideológicas, por lo cual se estableció un sistema que consistía en lo siguiente:



Al igual que en La Habana, Sierra Maestra tendría el formato de un folleto constituido por hojas de 8 ½ x 11, dobladas por la mitad, un cintillo y se confeccionaría en Stencils con suficientes copias para cada distrito. Demetrio se encargaría del traslado de los stencils y los entregaría personalmente a los jefes de propaganda distritales, los cuales contaban con condiciones propias para su reproducción.



Demetrio, al inicio de estos viajes, se hacia acompañar por el compañero, Goro Enomoto Sakura, La presencia de Goro era una garantía, pues se trataba de un miembro clandestino del Movimiento 26 de Julio el cual le había sido candidato a representante por el Partido de Márquez Sterling, en las elecciones de Noviembre previa aprobación del movimiento de esa postulación, pues de esa manera podría ser más útil.



Posteriormente, el Cro. Demetrio decidió enviar al cro. Goro Enomoto Sakura, como representante de la Dirección Provincial de Propaganda a la Columna No. 8, junto al Ché, con la misión de tomar fotografías de las acciones de la guerrilla y de corresponsal; tarea que fue cumplida exitosamente hasta el final de la guerra.



Las fotografías que tomaba Goro eran enviadas a Demetrio que se encargaba de su reproducción en la Provincia, utilizando el Multilith del reparto Caonao en Cienfuegos y de su envío a La Habana, para su divulgación interna y externa.



Aida Perez Abradelo sustituyó a Goro en la tarea de acompañar a Demetrio en su visita a los distritos, pues su condición de mujer le daba un aspecto de pareja, lo que facilitaba su movimiento en la Provincia.



En Santa Clara se creó una brigada de propaganda integrada por Ramón Cue Segarra, Juan Cárdenas, Berta Pino Machado y otros compañeros y compañeras dirigidas por Leonor Arestruche, la cual era buscada por la policía en Matanzas y también había sido enviada a Las Villas.



Las brigadas, que solo funcionaban en Santa Clara, eran integradas por tres o cuatro compañeros, casi siempre de procedencia estudiantil u obrera y se encargaban de repartir la propaganda en casas y centros laborales o estudiantiles. Estos grupos tuvieron un papel, importante durante la Batalla de Santa Clara.



La propaganda destinada a amplios sectores se distribuía a través del Dr. Gómez Lubian, responsable provincial de la Resistencia Cívica, de las Direcciones Obreras y Estudiantiles de la Provincia, que poseían su propia red de distribución.



La repartición de la propaganda no solo era un canal de suministro de la información, sino constituía la vía adecuada para recibir la que se originaba en las distintas regiones. Los frentes guerrilleros se visitaban constantemente por los compañeros de propaganda: Demetrio atendía personalmente las Columnas No. 2, Antonio Maceo y la Columna No. 8, además, estaban Goro de esta última y Leonor Arestruche, que atendía en Santo Domingo al grupo guerrillero al mando del capitán Julio Chaviano y visitaba otras zonas.



Con posterioridad el Che creó en el Escambray un grupo de corresponsales de guerra el cual formó parte de la Columna No 8. Ciro Redondo.



Después de rendido el cuartel de Fomento, a través de las vías clandestinas, Demetrio se trasladó a la zona de Camilo Cienfuegos, para asistir a un Congreso Azucarero Nacional que se efectuaba en General Carrillo, con la participación de dirigentes obreros nacionales del Movimiento 26 de Julio como Jesús Soto y otros del Partido Socialista Popular.



Demetrio llevaba consigo los nombres de todos los soldados y oficiales detenidos en Fomentos por lo que marchó casi de inmediato a La Habana, para entregar estas listas a la Dirección del Movimiento, lo cual pudo realizar.



Fomento fue el primer municipio liberado y se constituyó un poder revolucionario en una reunión en la cual participaron los movimientos revolucionarios del Municipio, presidida por Calixto Morales, expedicionario del Granma, designado por el Che y Demetrio. La participación del responsable de propaganda se ha señalado para que se observe la preocupación del Movimiento y del Ché en el funcionamiento de este frente y en la información de la población.



Los acontecimientos se precipitaron después de la toma de Fomento y Demetrio tuvo serias dificultades para regresar a Las Villas desde La Habana.



El ejército había abandonado casi todas las guarniciones, concentrándose en las ciudades importantes ante el avance del Che, que después de Fomentos marchaba hacia Santa Clara y los pueblos estaban tomados por la población, que llenaba de obstáculos la carretera central para impedir el acceso de los refuerzos del ejército que se dirigían a Santa Clara y Santo Domingo; aunque tomado por las guerrillas de Víctor Bordon, no habían podido destruir el puente que mantuvo en su poder al enemigo. Demetrio pudo llegar Santo Domingo y con la ayuda de Bordón unirse en Placetas a las tropas del Ché y entrar con éste a Santa Clara por la carretera de Camajuaní, gracias a un plano suministrado por Antonio Núñez Jiménez.



La comandancia del Che se ubicó en la Universidad Marta Abreu y posteriormente en el edificio de Obras Públicas, ambas en la carretera de Camajuaní a Santa Clara. La Oficina de Propaganda se ubicó en el mismo edificio, hoy sede del Comité Provincial del Partido en Villa Clara, frente a la comandancia del Ché.



Demetrio, en representación del Movimiento 26 de Julio en la Provincia, tuvo el honor de entrar en la ciudad de Santa Clara con el Ché, su escolta y Aleida March. Esto no puede verse desde un punto de vista personal, sino de la importancia del trabajo de propaganda y la significación que al mismo atribuía el Ché.



Durante la batalla por Santa Clara, los soldados de la propaganda tuvieron una participación activa, a través de brigadas de propaganda, que habían organizado Leonor Arestruche, Dalia, a las que se sumaron el resto de la dirección de propaganda. La Dra Mercedes Garrudo, trabajadora de la Propaganda, ya incorporada como auditora del Ejercito Rebelde, le fue encomendada por el Che la redacción de una Orden en la que se prohibían los actos vandálicos y que se hiciera justicia sin que se hubiese celebrado juicio, la que se publico el 2 de Enero.



Ante la imposibilidad de llegar a la casa de producción en los primeros momentos, se buscó y obtuvo el mimeógrafo del Colegio de Maestros de Santa Clara, cuyo presidente Luis Peralta, era miembro del Movimiento y colaborador de Propaganda:



En plena batalla se emitió un Manifiesto al pueblo de Santa Clara que fue distribuido por las brigadas de propaganda. Se ocupó el centro de comunicaciones radiales que estaba cerca de la Loma del Capiro, cuando ésta aún no había sido liberada y comenzó a transmitirse, a la vez que se solicitaba y se obtuvo que el resto de las emisoras provinciales se pusieran en cadena.



Se realizó un operativo para ocupar los vehículos con altoparlante, los cuales eran tripulados por compañeros de propaganda del Movimiento 26 de Julio y desde ellos se arengaba a la población y a los soldados de la Tiranía, llegando incluso cerca del cuartel Leoncio Vidal, donde se alojaba el grueso del ejercito batistiano.



En plena batalla, cuando aún el ejército dominaba la mayor parte de la Ciudad, ya los medios de comunicación disponibles estaban en manos del M-26-7.



Esa noche el Che acampó en el crucero La Línea. Dos pesadas aplanadoras atravesadas para cerrar el tráfico. Aprovechando la oscuridad, salió a hacer exploración acompañado de Juan Alberto Castellanos, Osear Fernández Mell, Aleida March, Harry Villegas y José Mendoza



Innumerables fueron las actividades de este grupo de hombres y mujeres, soldados de la propaganda y la agitación, participantes en la batalla de ideas, que de forma convergente llevaba a cabo la Revolución.





Denunciaron así los crímenes y abusos de la Tiranía y fueron también portadores de un pensamiento revolucionario, basado en La Historia Me Absolverá, que planteaba la solución de los problemas de una Cuba, no sólo sometida a una dictadura militar sangrienta, sino dependiente del capital extranjero, dominada por el Imperialismo Norteamericano y donde era necesario terminar la obra de generaciones anteriores, que las ideas de Martí, Maceo, Guiteras, Mella y Fidel representaban la meta a alcanzar para la juventud que había visto transcurrir el Centenario del Apóstol sin haber logrado ver realizadas sus ideas, pero que no cesaba en su empeño.



En la foto en una reunión del Grupo de Historia de Villa Clara: Demetrio, Bertica y Aida del frente de propaganda han continuado unidos en estos 53 años, en la foto también el capitán Victor Sorís (Cara Pálida) Jefe del Frente Habana.










--------------------------------------------------------------------------------

Tomado de :"La propaganda en Las Villas, los últimos meses de 1958" Informe de la Dirección Provincial del M-26-7 en Las Villas.

--------------------------------------------------------------------------------











No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada