Buscar este blog

martes, 27 de noviembre de 2012

MARTES 30 SE RINDE EL GOBIERNO PROVINCIAL Y LA CARCEL PROVINCIAL

MARTES 30 SE RINDE EL GOBIERNO PROVINCIAL Y LA CARCEL PROVINCIAL


3 COMBATIENTES CAÍDOS ESE DÍA







La batalla continuaba y el día 30, el pelotón de Alberto Fernández Montes de Oca unido al de José Mendoza Argudín rendían al Gobierno Provincial.

El Che ordenó a Alfonso Zayas que avanzara por el centro de la ciudad y ocupara los alrededores del cine Cloris en los bajos del Gran Hotel, donde elementos del SIM mantenían una atalaya de francotiradores.



También se entrevistó con el comandante Ramiro Valdés, le puntualizó las misiones y le entregó armas y municiones para reforzar sus fuerzas.



Los rebeldes lograron la rendición de la Cárcel Provincial después de que la esposa de uno de los soldados sitiados les enviara una carta. Rogelio Acevedo y Pedro Labrador acom¬pañaron a la mujer a parlamentar. Fueron escuchados y allí se rindieron unos vein¬te soldados y policías, y se liberaron 80 presos políticos.



La Audiencia seguía resistiendo, y sus ocupantes lograron rechazar un ataque comando rebelde. El ejército envió dos tanques, dos tanquetas y más de sesenta soldados para que rescataran a los batistianos que resistían en ese lugar y en la cárcel, pero en el intento tuvieron dos muertos.



Un bazuquero rebelde hizo huir a los tanques con sus certeros disparos.



Uno de los blindados, en su precipitada fuga, pasó por encima de los soldados muertos. Cuca, una colaboradora de la retaguardia, recogió el fusil Springfield del soldado caído bajo las ruedas del tanque.



El coronel de la policía, Cornelio Rojas, quien estaba inmovilizado dentro de su propia jefatura, rodeado y atacado por los rebeldes; viendo impotente, cómo se acercaban sus enemigos, tomando casa por casa, por las azoteas, los patios y hasta atravesando pared tras pared con la autorización y el apoyo de los vecinos..



En el otro extremo de la ciudad, luego de ser incendiado, se rindió el cuartel de los "caballitos" y la mayoría de sus miembros se replegaron hacia el cuartel de la guardia rural.



El enfrentamiento mayor en la ciudad se desarrolló alrededor de la estación de policía donde existía una gran concentración de batistianos



El coronel Cornelio un oficial que se había destacado por sus crueldades y asesinatos, estaba convenocido de que no debía rendirse



. El ataque rebelde era comandado por el Vaquerito al frente de su pelotón suicida; las escuadras de Leonardo Tamayo, Hugo del Río, Emérido Merino y Alberto Castellanos, y parte del pelotón de la comandancia del Che, sumaban unos setenta hombres que tenían dificultades para acercarse a la fortaleza, con trincheras muy protegidas y que, para colmo de males, se encontraba a solo unos quinientos metros del cuartel Leoncio Vidal.



Al Vaquerito se le asigna la toma de la Jefatura de la Policía, La estación contaba con cerca de trescientos hombres entre policías, soldados y chivatos, muy próxima al Cuartel del Regimiento Leoncio Vidal. que tenían la misión de reforzarla en caso de ataque.



Entonces comenzó el lento avance de calle en calle y de casa en casa, ya en la Calle San Pablo el Vaquerito se terció su rifle automático y tomando un cincel y una mandarria encontró la forma de aproximarse a la jefatura sin ser descubierto.



Abrió boquetes por dentro de las casas en las paredes medianeras a todo lo largo de esa calle, hasta apostarse en una azotea a cincuenta metros de la jefatura. Seis hombres lo acompañaron en la misión. Por eso las fuerzas batistianas se sorprendieron del fuego graneado que salía de una de las casas más cercanas.



Apostados en la azotea, Tamayo, Hugo del Río y el Vaquerito hacían fuego contra el cuartel. Faltaban una horas para el triunfo del primero de enero y el Vaquerito, como siempre, de pie, tiraba hacia la estación de Policía.



—Tírate al suelo, que te van a matar.





Pero ya era tarde. Chorreaba sangre. Una bala de M-l le atravesó la cabeza unas horas antes de la victoria.



Lo llevaron a la clínica. Los que estaban cerca pudieron oír en voz muy baja decir al Che, que era seco para los elogios: "Me han matado cien hombres."



Después, cuando comunicó al pueblo de Cuba que Santa Clara estaba en poder de la Revolución, también tuvo el dolor de anunciar la muerte del capitán, pequeño de estatura y de edad "quien jugó con la muerte una y mil veces en lucha por la libertad".





Los hombres del Vaquerito quedaron bajo las órdenes del teniente Leonardo Tamayo







VILLACLARA

COMBATIENTES CAÍDOS EL DIA 30

HEROES ETERNOS DELA PATRIA













--------------------------------------------------------------------------------

Roberto Rodríguez "El Vaquerito"

Sancti Spiritus, 7 junio 1935 - Santa Clara,30 diciembre 1958



Así escribió Enrique Acevedo acerca de Roberto Rodríguez Fernández, El Vaquerito, en las páginas del libro Descamisado. Su pérdida temprana, a pocas horas del triunfo rebelde, conmocionó a la tropa y especialmente al Comandante Guevara, quien también dejó su testimonio de aquel momento:



«Recuerdo que tenía el dolor de comunicar al pueblo de Cuba la muerte del Capitán Roberto Rodríguez, "El Vaquerito", pequeño de estatura y de edad, jefe del Pelotón Suicida, quien jugó con la muerte una y mil veces en lucha por la libertad.»



Cuentan que cuando llegó a la Sierra Maestra, para incorporarse al grupo guerrillero, andaba descalzo. Entonces, Celia Sánchez le prestó un par de calzado que le sobraba. «Con los nuevos zapatos y un gran sombrero de guajiro, parecía un vaquero mexicano y de allí nació el nombre de El Vaquerito, diría más tarde el Che.



Subió a las montañas para combatir la dictadura porque conocía bien las injusticias del sistema. Siendo apenas un niño trabajó como estibador, repartidor de leche, ayudante de tipografía, entre otros oficios que le reportaban escasas ganancias.



Su buen carácter, sus ocurrencias e imaginación impresionaron enseguida a los demás combatientes, a los que impregnaba optimismo y destreza durante los combates. En el libro Pasajes de la Guerra Revolucionaria, el Guerrillero Heroico valoró sus cualidades:



«El Vaquerito demostraba que la realidad y la fantasía para él no tenían fronteras determinadas y los mismos hechos que su mente ágil inventaba, los realizaba en el campo de combate; su arrojo extremo se había convertido en tema de leyenda cuando llegó el final de toda aquella epopeya que él no pudo ver.





Ya en Las Villas asumió la dirección del Pelotón Suicida, un grupo temerario que lanzaba todas sus energías contra el enemigo, sin dejar de ser un ejemplo de moral revolucionaria. A él solamente ingresaban voluntarios escogidos, pero todos querían formar parte de él.



La toma de Fomento, Cabaiguán, Placetas, Remedios y Caibarién engrandecieron la figura del emblemático capitán, quien al llegar a la capital provincial recibió la orden de atacar la Jefatura de Policía, donde cayó mortalmente herido.



El Che ordenó que su cadáver fuera velado en Placetas. Allí, el pueblo liberado unos días antes, le rindió homenaje pese al constante hostigamiento de las avionetas enemigas.



A 52 años de aquellos hechos retorna El Vaquerito a Santa Clara. Regresa para seguir librando nuevas batallas, junto a sus hermanos de la Columna 8 Ciro Redondo y bajo la guía inclaudicable del Che.





--------------------------------------------------------------------------------



Eugenio López Alvarez

Baez, 23 Marzo 1933 - Santa Clara 30 Diciembre 1958



El 30 de diciembre de 1958, en los momentos en que la batalla de Santa Clara estaba en su punto más álgido, cae herido de muerte el combatiente Eugenio López Alvarez, al lado de su jefe Capitán Roberto Rodríguez, "El Vaquerito", en el ataque a la jefatura de la policía.



Nació el 26 de marzo de 1933, en la finca "Palmarito", Báez, municipio de Placetas, en un humilde hogar campesino! No pudo realiziar sus estudios de primaria y desde muy joven se integró al trabajo agrícola. Como casi todos los jóvenes campesinos de esa zona, en la etapa de la zafra, marchaba hacia Camagüey para trabajar en distintas colonias de caña.



Es en esa provincia donde establece contacto con varios compañeros contrarios al régimen y se integra a la lucha revolucionaria, debido a su entusiasmo por la causa de la liberación de la Patria. Realizó distintas actividades clandestinas como la venta de bonos.



De nuevo en Báez mantuvo su interés por la causa revolucionaria. Las emisiones de la Radio Rebelde, que oía con frecuencia, le decidieron tomar el camino de las armas y se marcha hacia el Escambray. Se integra a las tropas del II Frente y a la llegada de la Columna "Ciro Redondo" a esta zona se unió a las mismas y tuvo participación en distintas acciones.



Incorporado al grupo dirigido por "El Vaquerito" toma parte en la ofensiva final contra la tiranía, hasta llegar a Santa clara. Aquí pierde la vida dos días antes del triunfo de la Revolución.





--------------------------------------------------------------------------------



Fernando Cuesta Piloto (Cienfuegos)

Palmira, Cienfuegos, 10 marzo 1935--Santa Clara, 30 de Diciembre 1958



Fernando Cuesta Piloto. Patriota cienfueguero que perteneció al Movimiento 26 de Julio, se incorpora a la lucha armada en el Escambray,radicando en Minas Bajas junto al Comando Ramón Pando Ferrer del Directorio Revolucionario 13 de Marzo,que dirigía el capitán Raúl Nieves Mestre, posteriormente al llegar a ese grupo montañoso se une a la Columna Invasora No 8 Ciro Redondo comandada por Ernesto Guevara (Che), y participa en la campaña de Las Villas.



Nació el 10 de marzo de 1936 en la finca Palmarito, del municipio de Palmira, Cienfuegos, antigua provincia Las Villas. Hijo de Francisco y Lauriana Esther de procedencia humilde. A los 7 años comienza a trabajar en el campo para ayudar al sustento de la familia. A la edad de 9 años se muda para la ciudad de Cienfuegos y cursa la primaria en la escuela # 13 situada en la calle 12 % 85 y 87 en Tulipán. Con el afán de superarse asiste a la única escuela nocturna existente en Cienfuegos, que radicaba donde hoy se encuentra la primaria José Antonia Saco.



Con el deseo de mejorar económicamente y ayudar a su familia se traslada para La Habana y comienza a trabajar en la cafetería ubicada en Monte y Zulueta. Ese lugar era frecuentado por miembros del Directorio Revolucionario 13 de marzo, al establecer contacto con ellos participa en varias acciones contra la dictadura batistiana.



Como su vida peligraba en la capital del país regresó a Cienfuegos donde trata de contactar con los militantes del Movimiento 26 de julio (M-26-7) en esta ciudad, también busca la forma para contactar con los organizadores de la huelga del 9 de abril con el fin de continuar la lucha contra la dictadura.



En julio de 1958 se incorpora a la lucha armada en el Escambray y al llegar a ese grupo montañoso la Columna Invasora No 8 Ciro Redondo comandada por Ernesto Guevara (Che), participa con esta Columna en la campaña de Las Villas. Como miembro de dicha columna contribuye a la liberación del pueblo de Camarones y del municipio de Cruces, en este último se une a la guerrilla del capitán Julio Martínez participando con ellos en la liberación del pueblo de La Esperanza, en el combate de Santo Domingo y en su posterior reconquista.



En la batalla de Santa Clara se incorpora al pelotón de Miguel Álvarez del Movimiento 26 de julio (M-26-07), como apoyo al Directorio Revolucionario, a quienes le habían designado la toma del cuartel de la motorizada, los Caballitos y el Escuadrón 31 donde combaten los días 29 y 30 de diciembre de 1958.





El día 30 de diciembre de 1958 se dirige al Escuadrón 31 como parte de la escuadra del soldado Benvivre, toman la caballeriza y la aviación enemiga los desaloja, seguidamente se incorpora a otro grupo de la guerrilla.





Después junto con la escuadra de moloteros que dirigía, se tienden sobre el techo del portal de la casa de al lado del Cuartel 31, desde allí miraba hacia la ventana donde se encontraba Félix del Sol Medell (Felo).







Posteriormente deciden tomar otra vez el cuartel siendo él el primero que entraría en la caballeriza cuando se agacha entre los pelos de alambre para penetrar sale de adentro de la caballeriza un guardia rural y dispara, Fernando Cuesta Piloto cae mortalmente herido a los pies de Félix del Sol Medell. Una bala le había penetrado por el sentido derecho, Del Sol con dos compañeros más saca a Fernando de la caballeriza y lo llevan para el hospital, allí llegando con vida.



Muere el 30 de diciembre de 1958, siendo el único cienfueguero que muere en la batalla de Santa Clara. Al conocer su caída en el combate el comandante Ernesto Guevara ordenó que le dieran sepultura con los honores correspondientes en el cementerio de Santa Clara, posteriormente sus restos fueron trasladados a Cienfuegos y sepultados en el Panteón de las Fuerzas Armadas Revolucionarias en el Cementerio Tomás Acea.



Con solo 22 años cayó combatiendo para darnos la libertad y la soberanía que hoy disfrutamos los cubanos. El edificio del Cuartel del Escuadrón 31 de la Guardia Rural es hoy la Secundaria Básica "Fernando Cuesta Piloto" de Santa Clara.







--------------------------------------------------------------------------------





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada